viernes, 6 de agosto de 2010


Solo queda un cigarrillo y es tarde… la madrugada me calló encima y tengo dos opciones, ¿enciendo o no el cigarrillo? La pregunta se origina en los pensamientos ¿o en los deseos?… 
Hay tantas cosas acá dentro que meditar en el balcón de mi pieza, que da a la casa de mi vecina y a la botillería del viejo gordo al cual detesto, podrá ayudarme…
Hay ciertas veces en que uno se ve hacia dentro y pareciera ser que está todo claro, empero, ¿qué pasa cuando está todo claro y la confusión parte desde el sujeto que te está fuera de ti?, que no eres tu, que es otro que te mira y toca tus manos… la solución estuvo al enfrentar al otro… pero al enfrentarlo todo a quedado peor, peor para mi que creí real las ideas que construyó mi mente, pisé sobre la nada que repentinamente se volvió toda la realidad…

1 comentario:

°Devil°Doll° dijo...

hay que empezar a tener certezas, como te dije, las ilusiones son lo mas ambiguo que hay, te quiero.